¿Ded verdad quieres incentivar a tus empleados?

Incentivar a los trabajadores para motivarlos es ver el hombre como una rata en una caja de Skinner.

Se le dispone con hambre en una caja y para conseguir la comida, tiene que activar la palanca.

La comida se ha extendido a otras recompensas: dinero, ascenso, viajes, y otros incentivos; la palanca tiene forma de torno, de teclas de ordenadores, de discursos de venta o de cargas de camión, pero siguen siendo palancas para conseguir comida.

El sistema funciona cada vez menos, los resultados son cada vez peores y la implicación de los trabajadores ha bajado a niveles históricos.

Y en lugar de replantear el sistema, los figuras del management imaginan otras presentaciones para la comida, nuevas maneras ingeniosas con la esperanza de incentivar el hombre a activar tontamente sus palancas, sin sentido ni aportación al desarrollo personal.

Lo describió muy bien Paul Watzlawick: cuando se demuestra que una solución no funciona se aumentan las dosis (sic). Pero seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes es una locura. Esto lo dijo Einstein.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies